Ley de segunda oportunidad


La legislación concursal ha ido evolucionando a lo largo de los años. Frente a una posición arcaica en el Derecho Romano que a través del nexum esclavizaba al deudor, fue evolucionando a la responsabilidad universal del artículo 1911 del Código Civil que, condenaba al ostracismo al emprendedor y a sus avalistas quienes, fuertemente endeudados, carecían de capacidad para poder hacer pago a sus acreedores.

 

¿Se puede volver a nacer?

Con las modernas aportaciones europeas, las distintas legislaciones han ido adoptando medidas para exonerar las cargas de los deudores con diferentes fórmulas. Estas tendencias han llegado a nuestro ordenamiento jurídico. En la actualidad, las personas insolventes pueden verse liberadas de todo o parte de la carga que les agobia, de la que no podrían escapar ni viviendo tres vidas seguidas.

Por lo tanto, si es usted persona física, autónomo o empresario, con un negocio que ha sufrido un duro revés económico, con LA LEY DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD, usted dispone de una vía eficaz para cancelar sus créditos pendientes.

Las deudas pueden verse extinguidas, no obstante, el respiro y la posibilidad de rehacerse, está ahora presente ante lo que podría ser una avalancha agobiante imposible de superar. Es una vía de escape para aquellos que han perdido su casa y continúan con las deudas, o incluso para aquellos, quienes a causa de las deudas, no quieren perder su casa.

Tampoco son todos los deudores los que pueden verse exonerados de sus deudas. Sólo aquellos que, sin mala fe y de forma fortuita, se han visto abocados al desastre económico.

En el caso de la persona física, los trámites a seguir son los siguientes:
I.- Acuerdo extrajudicial de pagos: Se intentará llegar a un acuerdo con los acreedores o llegado el acuerdo, puede ocurrir que no se pueda cumplir, en cuyo caso se pasaría al siguiente paso.
II.- Concurso consecutivo: Concurso cuya finalidad sería la liquidación ordenada del patrimonio del deudor, por el cual se procura que una persona insolvente satisfaga, en la medida de sus posibilidades, a una pluralidad de acreedores. Lo normal es que no exista patrimonio o que este sea insuficiente. Cuando la situación de insolvencia sea fortuita podremos acudir al siguiente paso.
III.- Exoneración del pasivo insatisfecho: Se solicita al Juzgado la exoneración de la parte de la deuda que no se haya podido pagar. Exoneración que se convertirá en definitiva si durante los cinco años siguientes al Auto judicial, el deudor no ha venido a mejor fortuna.

Somos especialistas en La Ley de la Segunda Oportunidad. Nuestros despachos, en ALCOY y en ALICANTE, están en disposición de poder ayudar a las personas que se hallan en esta tesitura. Nuestros conocimientos en Derecho Concursal, incluida la administración concursal, nos hace un equipo solvente que puede asesorar y tramitar este tipo de expedientes con total garantía para nuestros clientes.

Y ahora sí, con su deuda cancelada y su nombre eliminado de los registros de morosidad, es hora de «VOLVER A NACER».

Descargar PDF ¿Se puede volver a nacer?

La segunda oportunidad da la posibilidad a la persona endeudada de pedir la exoneración de sus deudas:

1.- La normativa legal sobre la ley de segunda oportunidad:

  1. La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización.
  2. El Real Decreto-Ley 4/2014, de 7 de marzo, por el que se adoptan Medidas Urgentes en materia de Refinanciación y Reestructuración de la Deuda Empresarial.
  3. El Real Decreto 1/2015, de 27 de febrero, que dio lugar a la Ley 25/2015, de 28 de julio, de Mecanismo de Segunda Oportunidad, Reducción de la Carga Financiera y Otras Medidas de Orden Social.
  4. La Directiva (UE) 2019/1023, de 20 de junio de 2019, sobre Marcos de Reestructuración Preventiva, Exoneración de Deudas e Inhabilitaciones.

 

2.- Iter procedimiental:

  1. Acuerdo extrajudicial de pagos: Se intentará llegar a un acuerdo con los acreedores o llegado el acuerdo, puedo ocurrir que no se pueda cumplir en cuyo caso se pasaría al siguiente paso.
  2. Concurso consecutivo: Concurso cuya finalidad sería la liquidación ordenada del patrimonio del deudor. Lo normal es que no exista patrimonio o que este sea insuficiente. Cuando la situación de insolvencia sea fortuita podremos acudir al siguiente paso.
  3. Exoneración del pasivo insatisfecho: Se solicita al Juzgado la exoneración de la parte de la deuda que no se haya podido pagar. Exoneración que se convertirá en definitiva si durante los cinco años siguientes al Auto judicial el deudor no ha venido a mejor fortuna al deudor de buena fe.

La exoneración del pasivo insatisfecho se circunscribe a las deudas de derecho privado, no así a las deudas de derecho público tales como las de Hacienda o la Seguridad Social.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies